Csaba Markus

22 may. 2010

PROMESA DEL PIRATA










El pirata tomó vino.
Mareado entre dos mares
no sabía el camino.
Resbalando con un limón
se estrelló contra el timón.
Sin el parche en el ojo izquierdo
robado por un gorrión
mal herido y morado,
buscaba el bastón dorado.
Y así poder levantarse
como un pirata educado.
Miraba a las golondrinas.
Pedía un hada madrina,
para implorarle un deseo:
tres mandarinas, tres mandarinas.
La sed de esa mañana,
le jugó una mala pasada.
Sólo vino y las olas
provocó la gran mareada.
Mandarinas pedía a gritos
aunque sea a los pajaritos,
pero nadie acudía
ni siquiera con un gajito.
Este loco bucanero
decía: mandarinas o agua quiero.
Mas ni el hada ni la lluvia
le mandaban aguacero.
Solo le quedó el limón
que jugo dio al ladrón,
chiquitito y aplastado
parecía un botón.
Y aunque un poco delirante
prometió muy elegante
nunca más tomar alcohol.
Aunque sea denigrante:
“tomaré solo limón”.





Patricia Iglesias Torres
























































 

2 may. 2010

WAYNE W. DYER



WAYNE W.DYER  ha sido profesor de Psicología del Asesoramiento en la St. John´s Universiy de Nueva York y actualmente se dedica a pronunciar conferencias, impartir cursos y a escribir. Entre sus obras publicadas, cabe destacar Tus zonas erróneas, posiblemente el libro de autoayuda más leído del mundo.


A continuación voy a escribir unos retazos del libro Piensa diferente, vive diferente para demostrar el potente poderío de este famoso autor.



Tengo todos los instrumentos mentales y físicos que necesito para hacer realidad cualquier sueño que haya tenido. Lo único que tengo que hacer es mantener mi pasión, y toda la ayuda que necesito vendrá a mí.

Sin excusas, no hay manera de que te crees obstáculos. Sólo con pensar Soy fuerte o Soy inteligente se empieza a parar en seco la fabricación de excusas. Con la actitud positiva de puedo hacerlo; tengo todo lo que necesito aquí mismo y ahora mismo, estás en camino de cumplir el destino que estaba en aquel diminuto embrión que se convirtió en ti.

Tengo toda la fuerza y vitalidad que necesito para cumplir con mi dharma. Estoy rebosante de energía. Confío en la sabiduría de la fuente en la que me originé, para que me proporcione todo lo que necesito para cumplir el gran designio que tengo para mi vida. El hecho mismo de que sienta pasión por lo que quiero lograr signigica que tengo toda la energía necesaria.