Csaba Markus

27 jul. 2014

ROMEO QUE ME MEO

¡Oh! ¡Romeo, Romeo!
¿Dónde estás que no te veo?

Aquí amada mía
sentado entre los laureles
podando los claveles
mientras saboreo una pavía

Oh! ¡Romeo, Romeo!
déjate de tonterías
te estás cargando los laureles
y nos estás dejando sin pavías
¿O es que acaso no oyes
que nos están llamando a voces el susurrar de las aguas del río
y el cantar de los pájaros con su alegre pío pío?

Dime Juli,
¿No es verdad ángel-ote de amor
que en esta apartada orilla
más luna la pura brilla
y se respira mejor?

¡Será tonto este Romeo
que no pilla que tengo prisa,
estoy perdiendo el día entero
y además, me está entrando la risa!

¡Juliet! ¡Juliet!
¡Suelta tus largas trenzas 
para que pueda subir por ellas!

¡Oh Romeo, Romeo!
No me vengas con otros cuentos
¿Estará perdiendo la cordura?
¿O habrá tenido una aventura?

¡¡¡Qué dices Julieta!!!
¿No ves que por tí muero
y que hasta en sueños te veo?
incluso un puñal en uno de ellos,
por tí me clavaba entero

O me cambian a este Romeo 
o yo no me bebo el veneno.
Termínate de una vez la pavía
y olvídate de mi y de éste día