Csaba Markus

8 nov. 2010

FAUSTO de Goethe








Conozco bien el orbe de la Tierra,
pero lo alto su visión nos cierra.
Tonto el que ahí clava el ojo parpadeante
e inventa tras la nube un semejante.
¡Sienta el pie y mira en torno! El mundo nuestro
no es mudo para el hombre ducho y diestro:
¿a qué a pasearse por lo eterno irá?
Lo que conoce, a mano está.
Él por su día terreno mueve el paso
y, si espíritus rondan, no hace caso.









4 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

CORTO PERO BELLISIMO POEMA, MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRLO. UN BESIN DE ESTA ASTURIANA.

Isamonalisa dijo...

Gracias! Curioso nombre el tuyo!
Besotes aragoneses!

ARCO IRIS dijo...

Goethe era un hombre superdotado (en inteligencia)y con una curiosidad enfermiza, dicen que la tragedia de FAUSTO podria estar inspirada en hechos reales que ocurrieron sobre el 1509 a un tal Johann Faust (era aleman).

Isamonalisa dijo...

La leyenda de Fausto (folklore popular alemán)trata sobre la historia de como un hombre pactó con el diablo, entregándole su alma a cambio de la eterna juventud y la posesión de la sabiduría total.

Fausto se encuentra obsesionado por el ansia de obtener el poder supremo de la sabiduría, y si bien advierte la soberbia que encierra su ambición, se arrepiente cuando ya es demasiado tarde para alcanzar la salvación de su alma.