Csaba Markus

25 nov. 2013

BRUCE LEE


Tres poemas escritos por Bruce:




Aquellos que saben no hablan;
aquellos que hablan no saben.
Detén tu lógica
Deja que lo agudo pierda su filo,
que las marañas se resuelvan,
la luz se temple
y la agitación acalle;
pues esta es la unidad mística
a donde el sabio es llevado

No por afecto
ni por distancia
ni por ganancia o pérdida
ni por vergüenza ni por honor.

Por acuerdo general, todo el mundo
lo tiene como el más alto.



* * *



Una voluntad flexible tiene disposición tranquila, suave como mullidas plumas,
una quietud, un contraerse de la acción, una apariencia de inhabilidad para hacer.
Plácidamente libre de ansiedad, uno actúa con el tiempo oportuno; uno se mueve 
y revuelve en la línea de la creación. 


Uno no se adelanta –responde a la disposición de las influencias.

No establecer nada respecto a uno mismo. Dejar que las cosas
sean lo que son, se muevan como agua o reposen como un espejo,
respondan como un eco, pasen velozmente a la inexistencia
y sean discretas como la pureza.



Aquellos que ganan, pierden. No precedas a otros, síguelos siempre.



* * *


En vida, un hombre es blando, suave;
muerto, inflexible y rígido.
Toda criatura, hierba y árboles, en vida
tienen plasticidad y maleabilidad también;
pero muertos se desmenuzan y secan.
El rigor inflexible va de la mano de la muerte,
y la suavidad que cede acompaña a la vida.
Los soldados inflexibles no obtienen victorias;
el árbol más firme es el más listo para el hacha.
Lo fuerte y poderoso se derrumba en su lugar;
lo suave y flexible se alza sobre todos ellos.




No hay comentarios: