Csaba Markus

4 feb. 2011

LA INMOLACIÓN POR LA BELLEZA



El Erizo era feo y lo sabía. Por eso vivía en sitios apartados, en matorrales sombríos, sin hablar con nadie, siempre solitario y taciturno, siempre triste.





Él que en realidad tenía un carácter alegre y gustaba de la compañía de los demás. Sólo se atrevía a salir a altas horas de la noche y, si entonces oía pasos, rápidamente erizaba sus púas y se convertía en una bola para ocultar su rubor.





Una vez alguien encontró ese tremendo alfiletero. En lugar de rociarlo con agua o arrojarle humo - como aconsejan los libros de zoología-, tomó una sarta de perlas, un racimo de uvas de cristal, piedras preciosas, o quizá falsas, cascabeles, dos o tres lentejuelas, varias luciérnagas, un dije de oro, flores de nácar y de terciopelo, mariposas artificiales, un coral, una pluma y un botón, y los fue enhebrando en cada una de las agujas del Erizo, hasta transformar aquella criatura desagradable en un animal fabuloso.


Todos acudieron a comtemplarlo. [...]


El Erizo escuchaba las voces, las exclamaciones, los aplausos y lloraba de felicidad. Pero no se atrevía a moverse por temor de que se le desprendiera aquel ropaje miliunanochesco. 
Así permaneció durante todo el verano. Cuando llegaron los primeros fríos, había muerto de hambre y de sed. Pero seguía hermoso.
                                                                         Autor: Marco Devini.





                                                               




36 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

que bellisimo y conmovedor textos nos brindas, esta asturiana te da las gracias por ello y te manda un besin muy grande.

Miguel Vivas dijo...

Vaya... Qué preciosidad amiga, un auténtico placer para los sentidos y la imaginación... Besos y mordiscos.

DDmx dijo...

Antes muerta que sencilla.

Diabetes dijo...

Dejar de ser un erizo así es estupendo. Hablar en público sin ponerse nervioso es una de las consecuencias.

NEURIWOMAN dijo...

Pobre erizo, se dejo deslumbrar por el brilli brilli de sus adornos y murio de inanición.

Es una historia muy dulce y también triste, la verdad es que en comentarios cada uno le estamos sacando una moraleja diferente. No deja de ser curioso.

Feliz día.

Raticulina dijo...

Opino que lo mató su baja autoestima. Con la cosita tan linda que era sin todos esos brillos...

Triste

40añera dijo...

Que pena que la imagen sea más importante que el alma.
Besos

JUAN JES dijo...

Sencillez, naturalidad, esencia, vida.

Artificio, doblez, abalorio, muerte.

Antorelo dijo...

Relato aleccionador:La vanidad es mala compañera.He puesto una entrada nueva.
Saludos

Freaky Boy Hood dijo...

Gran composición. Texto, música (no es para nada lo mío pero le va) y las fotos... Que pasada de fotos...

Un beso.

la reina del mambo dijo...

Se saca una lección importante de este agri-dulce cuento.
La imagen es más importante que el alma? Si se llega a eso muy mal se acaba.
Estupendas fotos y música.
Buen fin de semana.
Besos

Towanda dijo...

¡Madre mía qué bonito!...

Qué palabras y qué fotos.
Un abrazo de viernes.

Franz dijo...

Bello e triste!

Ciao Isa!

Carmela dijo...

Yo le hubiera dicho que era hermoso tal cual y no le hubiera escondido de sí mismo.
Bella historia que dice mucho.
Un beso

NEURIWOMAN dijo...

Hola guapa, tienes un premio bloguero para ti y tu hermoso blog en la entrada de hoy.

Besos.

`·.·•¤ Hanabi ¤•·.·´ dijo...

¡Pero que erizo más bello! Aún sin toda esa alhajaría. De seguro faltó que alguien le dijese que nada de eso era necesario, que quizás para algunos su apariencia no era agradable, pero para otros es una criatura bellísima. Debió atreverse a salir de día.

Muy linda y triste y historia a la vez. Me encantó.

¡Besitos!

Isota dijo...

¡Me ha encantado! Una historia llena de bellas imágenes y con un mensaje desolador e importante.
¡Gracias por compartirlo! Me ha conmovido también la carita del erizo, jooo

¡Un abrazo querida Isa!

Humberto Dib dijo...

Hermosa fábula, Isa, absolutamente adecuada para estos tiempos.
Te dejo un beso.
Humberto.

Isamonalisa dijo...

Gracias por pasaros por aquí!

Desde que encontré estas fotos por internet...

(por cierto, no sé quién será su autor... y a mí me encanta poner los autores de las cosas, no me gusta atribuirme nada que no me corresponda; es una lata que haya tanta foto preciosa por internet sin autor declarado)

...comprendí lo tierno que puede resultar un erizo.

Y yo que fui fiel seguidora de Espinete...

Este cuentecillo tiene una enseñanza, y es que el ser humano se siente fuertemente atraído por la belleza externa, proceda de donde proceda. Es la naturaleza humana y de eso se sirven los anuncios publicitarios de televisión.

Pero eso no es malo, el problema viene cuando el ser humano sólo presta atención a la belleza externa y no profundiza en la esencia de las cosas.

Besos a todos!! Incluidos los seguidores que no escriben comentarios. ^^

kumo umay dijo...

el miedo a no ser del agrado de los demás puede ser peligroso, pobre erizo >.< me ha encantado la entrada :D un abrazo! ^-^

Winnie0 dijo...

Está claro....EL INTERIOR de uno es lo que cuenta. Besos y seguiré rondándote porque me gusta lo que leo.

ana dijo...

A mí me parece muy mono, a veces en la vida pasa igual, hay personas que tienen mucho que dar y que decir, y por su físico la sociedad las aparta un poco. No es justo.

besitos

Princesa115 dijo...

Un estupendo cuento con muchas enseñanzas....pero pienso que muchos de nosotros también huímos porque no nos gustamos, pero así es que lo está haciendo ver la sociedad.
Sabes? La verdadera belleza de las personas están en su interior, esa si que es su belleza, lo otro es una máscara.

Bellísimo, me encantó.

Besos amiga

Teresa dijo...

Lo malo de todo esto, es que el erizo no se gustaba, se dejo morir antes que ser el mismo.

Todos somos diferentes por lo tanto habrá distintas maneras de mirar... pero si miras con respeto y les quieres tal y como son, les quieres como te quieres a ti misma, nadie se sentiría, ni feo, ni solo...

Contigo estoy aprendiendo mucho de música, no conocía a este grupo.

Besos

Algaire dijo...

Buena historia pero triste porque nadie debe de morir por ser o creerse más bello, el erizo es hermoso por si mismo como se puede comprobar en esas estupendas fotos.
Buen día

Dama del Castillo dijo...

Qué bonito (todo, música y texto). Tener que elegir entre sobrevivir o ser bello... me quedo con lo primero, sin dudarlo.

Un saludo.

Chica del espejo dijo...

¿Son feos?

Me gustan los erizos. Me gustan muchísimo.

:D

Wendy dijo...

¿Feo? de eso nada es la mar de guapo y salaó, su carita es de fantasí así que no me extraña que te apeteciera adornarlo como en "Las mil y una noches".
Se ven muy poquitos así que agradezco que hayas compartido tanta belleza.
Un beso.

Savia dijo...

Los erizos me inspiran ternura. Todo en esta vida tiene su valor.

Ŧirєηzє dijo...

uno de los mejores libros que he leido en mi vida....trata precisamente de la elegancia del erizo...
hecho que demuestra que la belelza está en el ojo de quien la mira...

no conocia esta interesante historia...
encantada e leerte...
un abrazo

LA NOVIA dijo...

Uf, tan vigente que estremece...

Ojalá alguién le hubiera dicho...

Beso

Frankie dijo...

Entro tarde pero quizá a tiempo de comprarte ese erizo precioso, lindo y fashion. Le pegaría un morreo y me lo comería a besos, si no fuera porque parece sin afeitar,jajaaj

Un beso. Gracias por enternecer, siempre viene bien.

impresiones de una tortuga dijo...

Me imagino a éstas del botox, no sé porqué, tan bellas éllas y tan insulsas. Creen, con éso que pueden engañar al tiempo, que implacable nos vá comiendo el terreno por dentro, aunque por fuera parezcan lo que ya no són.
UN ABRAZO.

NEURIWOMAN dijo...

Hola guapa, quiero desearte un Feliz Día de San Valentín, y muchas gracias por tus visitas y comentarios.

Besos.

MARIA dijo...

A mi personalmente me parece una criaturita realmente preciosa, pero supongo que cada cual tiene un concepto distinto de la belleza.

La historia me ha encantado, me parece que la moraleja es fantastica.

Genial como siempre compi, ya regresé y es un placer volver a leerte.

Un besazo.

Anónimo dijo...

Una historia maravillosa!! Erizo murió, es cierto, pero lo hizo disfrutando del placer de sentirse bien, de deslumbrarse a sí mismo y a los demás, de sentir aquello que de otra forma no hubiera experimentado y ansiaba...todo finaliza, es algo inevitable... es cuestión de aceptarlo, ojala pudieramos todos tuvieramos opcion a decidir...estoy con erizo.
Bravo Isamonalisa por tu publicación. Un fuerte abrazo. Nieves ("el capricho...")